Cada persona tiene necesidades y hábitos diferentes cuando se trata del cuidado de la piel. Sin embargo, hay una regla fundamental que debes conocer y respetar: el orden correcto en el que se deben aplicar los productos de skin care. Si deseas obtener los máximos beneficios de los activos que utilizas, es imprescindible entender cómo debes aplicarlos.

El orden de los productos es clave, ya que puede afectar a su efectividad. Factores como la textura de la, el pH de los activos y el tamaño molecular deben considerarse para maximizar su acción en la piel. No es necesario realizar un estudio intensivo sobre los ingredientes de los cosméticos, simplemente sigue el orden lógico y básico, que generalmente va desde el producto más ligero hasta el más denso.

A continuación, te muestro los pasos a seguir. Recuerda que cada rostro tiene necesidades particulares y que muchos de estos productos son opcionales. Eres libre de elegir tantos productos como desees e incorporarlos a tu rutina. Además, espera unos minutos a que cada producto se absorba antes de aplicar el siguiente.

Diseno sin titulo 25 1

1. Limpiador

Últimamente se ha generado cierto revuelo alrededor de este producto, que divide a los profesionales en cuanto a su frecuencia de uso. Algunos dicen que es fundamental lavarse la cara con limpiador en la mañana y en la noche, otros por el contrario dicen que eso podría afectar de forma negativa a la barrera de la piel, que solo sería necesario lavarla con el limpiador en la noche y que por las mañanas con una limpieza solo con agua ya sería suficiente. Mi recomendación es que te fijes en el tipo de limpiador que usas, hay muchas formulaciones, algunas como las creadas para las pieles acneicas suelen ser agresivas con la dermis, por lo que tener claro tu tipo de piel y limpiador es importante. Otro consejo es que escuches a tu piel, ella será la que te diga si puedes o no lavarte la cara con tu limpiador dos veces al día.

Debe ser el primer paso en tu rutina de belleza, úsalo hasta dos veces al día en la mañana y en la noche. Este producto va a preparar la piel para los posteriores cosméticos eliminando la grasa, el sudor, los agentes contaminantes y productos acumulados en la piel.

En la mañana, usar un limpiador va a favorecer la limpieza de residuos de cosméticos usados en la noche, ya que muchos productos formulados exclusivamente para la noche suelen ser poco estables a la luz solar.

En la rutina nocturna, mi consejo es hacer una limpieza más profunda llamada “doble limpieza”, se denomina así porque se usa dos productos distintos para eliminar los residuos de productos y la suciedad acumulada en tu rostro a lo largo de todo el día. Se usa primero un limpiador a base de aceite para remover maquillaje, protector solar, grasa y sudor, si tienes la piel grasa comprendo que te de miedo usar este tipo de limpiadores, intenta buscar alguna formulación para pieles grasas o con tendencia al acné.

Luego se usa espuma o un limpiador a base de agua, esto se hace para eliminar los restos de la limpieza a base de aceite.

Una vez hecho este paso tenemos la piel bien preparada para aplicar el resto de la rutina.

2. Tónicos y Esencias

Estos productos ayudan a preparar la piel para que el sérum y la crema se absorban mejor, también ayuda a equilibrar el pH de la piel. Suelen ser muy líquidos, escoge aquellos que tengan propiedades o efectos positivos para tu tipo de piel. Si te tengo que dar un consejo es que en este tipo de cosméticos optes antes por los hidratantes que los astringentes, ya que estos últimos suelen ser muy duros y agresivos con la piel, pudiendo llegar a empeorar los problemas de acné y secar las pieles normales.

3. Contorno de ojos

Este tipo de productos suele tener ingredientes concretos que ayudan a mejorar ciertos problemas que se crean en la zona de los ojos. Ten cuidado a la hora de comprar este tipo de cosméticos, muchos pueden llegar a ser poco efectivos ya que su formulación en muchas ocasiones suele ser similar a cualquier crema de cara, pero con una menor efectividad, sin embargo, los precios tienden a ser elevados. No confundas mi postura, sí que creo en las cremas para el contorno de los ojos, y creo que hay muchas muy efectivas, lo que quiero decir es que analices de vez en cuando los productos que compras.

Este tipo de productos va antes que cualquier otro producto, ya que la piel de los ojos es más delicada y necesita una mayor hidratación.

4. Sérum

Este tipo de productos suelen tener un textura líquida estilo gel, esto se debe a  que es el método más efectivo en el que conservar la mayoría de ingredientes activos y son el mejor medio para transportar los activos a tu piel.

Hay de muchos tipos, para tratar problemáticas concretas y hasta personalizados, escoge aquellos formulados específicamente para combatir las afecciones específicas de tu piel. La forma de aplicar los sérums, si tienes más de uno, sigue la misma norma, del más fluido al más denso.

Mi recomendación es crear una rutina de día que puede ser más hidratante y ayude a proteger a la piel de factores externos como la radiación o la contaminación, y otra de noche que sea regeneradora y trate problemas concretos en la piel.

5. Crema hidratante

Uno de los últimos pasos en la rutina de día, y el último en la rutina básica de noche. Este paso es fundamental en cualquier rutina, la crema hidratante va a crear una capa protectora entre el entorno y tu piel, va a potenciar la absorción de los ingredientes aplicados anteriormente y ayuda a evitar que se “evapore” la hidratación de tu rostro. No es necesario, pero puedes tener una crema hidratante más ligera para el día y otra más densa y nutritiva para la noche.

6. Crema solar

Paso muy importante en cualquier rutina de mañanas de cuidado facial, una buena protección contra los factores que aceleran el fotoenvejecimiento es clave par a una piel sana.

7. Exfoliantes y mascarillas

Este punto no lo incluyo en la rutina diaria porque se tiene que hacer una vez a la semana, a excepción de la exfoliación que si tienes la piel grasa y propensa al acné podrás realizar hasta dos a la semana. Excederse en estos dos productos puede ser negativo para la barrera de la piel, pudiendo llegar a romperla.

Mis recomendaciones

  • Usa exfoliantes químicos mejor que físicos, ya que los exfoliantes granulados suelen ser más agresivos para la piel, sobre todo si tienes acné.
  • Si tu piel es sensible opta por exfoliantes suaves como el láctico, usar exfoliantes muy agresivos puede llegar a estropear la barrera de la piel, por tanto, es mejor ir poco a poco y probando qué productos funcionan mejor en tu piel.
  • Mascarillas, las mejores las hidratantes, las que tienen efecto calmante o algún ingrediente que no tenga tu rutina de skin care de uso diario. Las mascarillas de arcilla están bien si tienes la piel grasa, pero mucho cuidado porque pueden resecar en exceso y crear nuevos problemas en la dermis, si usas este tipo de mascarillas luego hidrata bien la zona, para limpiar los poros e hidratar.

Hasta aquí el post sobre cuál es el orden correcto para aplicarse los productos de belleza, espero que os haya sido de utilidad.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *